Política

Correa decide perdonar a El Universo y autores de El Gran Hermano

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
27 de February de 2012 09:42



El presidente Rafael Correa perdonó a diario El Universo y los autores del libro El Gran Hermano, también periodistas sentenciados en el Ecuador, bajo la figura legal de la remisión.

Después de 30 minutos de lectura de su carta, Correa hizo su esperado anuncio después de un recuento del juicio a El Universo. Su intervención total duró finalmente 33 minutos.

“Aunque sé que muchos quieren que no se haga ninguna concesión a quienes no lo merecen, así como tomé la decisión de iniciar este juicio, he decidido ratificar algo desde hace tiempo decidido en mi corazón (...) perdonar a los acusados, concediéndoles la remisión de las condenas que merecidamente recibieron”.

Hay perdón pero no olvido”, “no les queda bien el papel de víctimas”, “las victimas son todos los ecuatorianos injuriados”.

Correa afirmó que la carta fue una necesidad para que los ciudadanos del mundo sepan lo que ha sucedido en ese caso. Dijo que la prensa llevaba una campaña sistemática de difamación en su contra durante cuatro años a un “presidente que jamás nombró a uno de sus miembros para cargos como de embajadores”.

Agregó que se reunió con el buró político al que comunicó sobre su decisión personal frente a la prensa para que no se juegue “más con mi honra y mi familia”.

“No podía tolerar tanta infamia”, manifestó y agregó que en este contexto apareció el artículo de Emilio Palacio, ‘No a las Mentiras’. Ese artículo, según el Presidente, afirma que cometió un delito de lesa humanidad por haber ordenado disparar a discreción en contra de un hospital lleno de civiles.

Recordó que dio la oportunidad a El Universo para que rectifique el artículo que motivó el juicio, de acuerdo a lo que dice “la Constitución, la ética y la Convención de Derechos Humanos” y que aquello no sucedió.

Nunca quise este juicio, jamás ha sido nuestra intención meter preso a nadie. Nosotros sí pensamos en sus familias como ellos jamás pensaron en las nuestras”, dijo Correa al leer su carta en la que agregó que El Universo incluyó  150 titulares injuriosos y notas en las que incluso se dijo que  se sacaron las balas de los cadáveres de los caídos el 30S  para ocultar lo que sucedió aquel día.

También dijo que El Universo incrementó el sueldo de Emilio Palacio para apoyarlo en su campaña de injurias. Aseguró que lo ocurrido es “el más claro ejemplo de la lucha entre el estado de opinión contra el estado de derecho, la dictadura mediática contra la democracia”.

En la carta también dijo El Universo manipuló el proceso, recusando a 6 jueces y dilatando de forma descarada todos las instancias.  “Luego de la sentencia comenzó linchamiento mediático sin precedentes”, añadió y sostuvo que El Universo “mostrando malicia” nombró a un abogado que llegó a decir que la sentencia fue elaborada por su defensa.

“Hemos aprendido mucho sobre todo hasta donde llegan los tentáculos de este poder  omnímodo”, dijo y luego acusó a la prensa internacional de haber fallado a la ética periodística al no consultar su versión cuando lo criticó. “Esto no va más en el Ecuador y pronto en nuestra América”.

“Se ha hablado de dictatura y en el Ecuador existe una dictadura, la de los medios de comunicación”, dijo en otro momento de su intervención y aseguró que el gobierno ha tenido que enfrentarla.

“En esta fructífera lucha, nos permitió descubrir las distorsiones del sistema americano de Derechos Humanos. “El financiamiento de la Relatoría (de DD.HH.) proviene de Estados Unidos. Esto solo refleja la hegemonía del capital que esta detrás”.

Cuestionó que ningún medio internacional, que difundió la columna de Palacio, le hayan preguntado su versión sino que solo publicó la de los acusados.

Dijo que entre sus logros está el haber logrado evidenciar que los responsables también son los directivos de los medios y que los ciudadanos del Ecuador ahora pueden superar “el miedo” a esa prensa que considera corrupta. “Se demostró que se puede enjuiciar y sentenciar el abuso del poder mediático”.

Esta mañana, dos pantallas gigantes fueron ubicadas a los lados del Palacio de Gobierno. Además, se colocó otra pantalla gigante en el sector de la Isla Trinitaria en Guayaquil, con 500 sillas disponibles.

El titular de la Corte Nacional de Justicia, Carlos Ramírez, fue uno de los primeros de salir del Salón Amarillo en el Palacio de Carondelet, donde se llevó a cabo la lectura. Corrió para no ser abordado por la prensa y lo único que alcanzó a decir fue que se trató de una decisión positiva para que termine el conflicto.

El procurador general de la Nación, Diego García, se refirió al pedido de medidas cautelares por parte de la CIDH. Señaló que la Comisión debería retirar esa solicitud solo con el reciente pronunciamiento del Presidente. Sin embargo, no descartó que si no se levantan, el Estado tome acciones de otro tipo.

Acerca de la afirmación de Correa de “perdón, pero no olvido”, Ximena  Ponce, ministra de Inclusión Económica y Social, expresó que aquello significa que “no nos vamos a quedar tranquilos” si la prensa vuelve a injuriar.

Mientras, el asambleísta oficialista Juan Carlos Cassinelli dijo no sorprenderse por la resolución del Presidente porque conoce de la "entereza, de la talla y de los procedimientos éticos del  Primer Mandatario.  “Hay que ser un hombre de un talante muy especial para haber hecho la declaración que hizo el Presidente”. Descató que el buró político respetó tanto la decisión del Mandatario de iniciar el juicio así como el perdón otorgado a los sentenciados.

El procurador general del Estado, Diego García, señaló que
Al menos 30 policías resguardaron la Plaza Grande, al igual que personal de seguridad de la Presidencia.

El Primer Mandatario leyó la misiva, antes de la ceremonia de cambio de guardia, que suele ser a las 11:00, en la Plaza Grande.

El director del periódico, Carlos Pérez (refugiado en la embajada de Panamá en Quito) , los subdirectores César y Nicolás Pérez, y el ex editor de opinión Emilio Palacio fueron sentenciados, en tres instancias, a tres años de cárcel y al pago solidario de 40 millones de dólares por injurias calumniosas a Correa.

Unas 70 personas permanecieron en los exteriores del Palacio, con pancartas de apoyo a Correa. Pasadas las 08:00 se realizaban las pruebas de sonido.
Antes de las 09:00, en el Salón Amarillo, los ministros de Estado llegaron poco a poco. Unas 80 personas fueron invitadas, entre ellos el cuerpo diplomático, los ministros, el buró político del movimiento Alianza País, organizaciones sociales y la hermana del presidente, Pierina Correa.

El acto fue transmitido por los sitios oficiales del Régimen, incluso con traducción simultánea en inglés y francés.

Reacciones:


[[OBJECT]]


[[OBJECT]]


[[OBJECT]]


[[OBJECT]]


[[OBJECT]]

Descrición
Te sirvió esta noticia:
Si (0)
No (0)