Tiempo de lectura: 1' 38'' No. de palabras: 248

Un retrete portátil, una sierra de amputar y un cuadro de Rembrandt: todos ello forma parte de los cerca de 700 objetos de la vida del zar Pedro el Grande que a partir del sábado se podrán ver en el museo Hermitage de Ámsterdam.

La exposición "Pedro el Grande, una zar inspirado" marca además el inicio del año ruso-holandés, en el que se celebran cien años de relaciones bilaterales. Objetos históricos, cuadros, joyas de oro de Siberia, armas y numerosos objetos personales componen la historia y el significado del famoso zar (1672-1725), considerado el modernizador de Rusia.

Fue el artífice de convertir a Rusia en una potencia europea y renovó el Ejército. Una de las piezas clave de la exposición, con préstamos del famoso Hermitage en San Petersgburgo y otros museos internacionales, es un Rembrandt.

En 1716, Pedro el Grande compró por 80 florines el cuatro "David se despide de Jonathan". El zar llegó en 1697 por primera vez a Holanda para ampliar sus conocimientos en la construcción de barcos. En Ámsterdam se interesó además por la anatomía, medicina, botánica e imprenta.

El Hermitage de Ámsterdam muestra el instrumental que utilizó en el astillero. Pero también su muestra de plantas secas, su perro disecado Liza, algunas partes de cuerpos humanos y su retrete portátil, algo de lo que no podía prescindir el zar en sus numerosos viajes por sus numerosos problemas estomacales.

Califique
2
( votos)