Tiempo de lectura: 4' 36'' No. de palabras: 762

Hace 11 meses, Miriam Ramón asumió como vicepresidenta de la Federación Deportiva del Azuay (FDA). Su nuevo cargo se sumó a sus actividades como entrenadora, madre y esposa.

La vida de la ex múltiple campeona sudamericana de marcha cambió de manera radical. Ahora, para cumplir sus tareas, se levanta en la madrugada y se acuesta más tarde. Ramón está convencida de que avanza la idea de lograr una equidad de género, aunque falta.

Ella, desde hace seis años, es una de las estrategas de la caminata ecuatoriana. Bajo su dirección y con asesoramiento del DT colombiano Enrique Peña, Mauricio Arteaga se clasificó el año pasado a los Juegos Olímpicos en Londres.

Para la ex marchista de 40 años, no depende si es mujer u hombre para ser un buen estratega. Todo es cuestión de los conocimientos. A su criterio, los alumnos a veces confían secretos que ni siquiera les cuentan a sus padres.

Ramón quisiera volver a ser solo entrenadora porque en la dirigencia es difícil manejar a gente con diferente personalidad. Ella coordina la preparación de un grupo de 35 atletas y tiene la colaboración de su prima Jamile Ramón y de Manuel Ortiz, ex asistente técnico de Jefferson Pérez.

Otra ex seleccionada nacional, Yesenia Nieto, tiene un grupo de 30 alumnas de gimnasia artística. Ella, de lunes a viernes, llega a las 15:00 al coliseo de Totoracocha, al noreste de Cuenca. Con un beso en la mejilla saluda a todas sus dirigidas y de inmediato comienzan los ejercicios de calentamiento. Luego, en las colchonetas, las niñas de entre 5 y 9 años exhiben su elasticidad. Con ella labora la monitora Gardenia Lucero.

Nieto, ex campeona nacional infantil, juvenil y sénior de gimnasia artística, así como medallista de bronce en Juegos Bolivarianos, imparte experiencia y alegría a sus deportistas. La ex gimnasta de 31 años está consciente de que es difícil para las mujeres ocupar puestos en los que históricamente predominaron varones.

Pero, "nos hemos dado cuenta que las mujeres podemos desenvolvernos igual o mejor que los varones". El hecho de ser pacientes, comprensivas y "comportarse con corazón de madre", agrega, no quita que seamos enérgicas y exigentes en todas su actividades.

Cecilia Fárez, ex campeona nacional de atletismo en las pruebas de campo traviesa y pista, también dejó a temprana edad la actividad para dedicarse a la dirección técnica. El 2008 incursionó como monitora de triatlón y ahora trabaja con más de cinco seleccionados nacionales junto al técnico Ángel Matute. En una pizarra apunta las tareas a sus dirigidos.

Tiene 26 años y entre los triatletas con quienes trabaja sobresalen su hermana Cristina Fárez, Juan Andrade, Andrés Cabascango y Danny Morocho, con éxitos internacionales. Una lesión en su cadera la alejó de las pistas.

Según Andrade, las mujeres son más carismáticas en el tema de que se disfrute el entrenamiento. "Son más motivadoras". Él considera de su adiestradora sabe llegar a grupo y hace que se apasionen por el triatlón. También la proyecta como futura entrenadora de la Selección nacional.

La misión del técnico, según Fárez, es la formación integral de la persona. Comparte con sus colegas el hecho de que la mujer es conciliadora. "A veces tenemos más entendimiento con los niños, adolescentes y jóvenes, somos pacientes y más sensibles".

Ana Cristina Vélez, seleccionada nacional, trabaja con los más pequeños del rácquetbol. Tiene 19 años y por su edad, la cercanía es mayor con sus alumnos. Bromea, sonríe a cada momento, aunque también se pone seria y pide cumplir a cabalidad con sus tareas. Siguió cursos de entrenamiento deportivo, le encanta enseñar y quiere que este deporte se desarrolle en el país.

Hace un mes fue contratada como monitora de la FDA, pero antes ya daba clases particulares. Ella destaca que la clave de todo es la paciencia, porque hay niños que llegan sin saber ni siquiera cómo coger la raqueta.

Al grupo de entrenadoras se suma la colombiana Angélica Gil, quien tiene entre sus alumnos a los hermanos Rodrigo y Pablo Matute, con múltiples éxitos internacionales en patinaje de carreras. En la lista también está Jessica Sarmiento, quien trabaja con las seleccionadas de squash. Como ellas, otras mujeres entrenadoras ganan espacio en el país.

Califique
2
( votos)