Tiempo de lectura: 3' 11'' No. de palabras: 516

Mientras los sacerdotes bendecían el féretro de Hugo Chávez a las puertas del hospital militar, se vio a Elena Frías, madre del fallecido presidente, con el rostro hundido en un pañuelo blanco. María Gabriela Chávez, una de las hijas del mandatario, estaba cerca de su abuela, con la mirada escondida tras grandes lentes oscuros. La familia iniciaba el recorrido hasta la Academia Militar, donde se rendirían los honores póstumos.

Durante los dos años en los que Chávez luchó por reponerse del cáncer, cuya existencia admitió en junio de 2011, su familia mantuvo una postura discreta con respecto a los medios y a las precisiones sobre la enfermedad que padecía el gobernante. La vocería sobre el tema la ejerció el propio jefe del Estado hasta el 8 de diciembre pasado –cuando anunció la necesidad de una intervención de emergencia en La Habana– y a partir de entonces lo hicieron dos figuras del Ejecutivo: Ernesto Villegas, ministro de Comunicación e Información, y Nicolás Maduro, vicepresidente, quien finalmente hizo el anuncio del fallecimiento.

Lo más común, en el período, fueron los comentarios de María Gabriela Chávez en su cuenta de Twitter. La mayoría eran expresiones de agradecimiento por las oraciones y la solidaridad con su padre, aunque también publicó respuestas ante lo que consideraba un tratamiento irrespetuoso para ella y su familia por parte de detractores del gobernante. “Hasta siempre, papito mío”, fue su comentario en la red social tras el anuncio oficial de la muerte emitido aproximadamente a las 5:20 pm el martes.

Hubo momentos en los que la familia manifestó optimismo ante el curso del tratamiento que recibía Chávez. La incorporación del presidente en la campaña electoral por la reelección en el cargo en los comicios del 7 de octubre de 2012 fue una etapa en la que los parientes evidenciaron alegría.

Adelis Chávez llegó a hacer suyas las palabras de su hermano cuando afirmó que ya estaba curado y listo para afrontar el reto del certamen electoral. Lo mismo hizo el padre de ambos, Hugo de los Reyes Chávez. Las intervenciones de la madre de Chávez estuvieron enfocadas principalmente en dar bendiciones a su hijo enfermo.

En los casi 90 días que transcurrieron desde que Chávez volvió a La Habana para su última intervención quirúrgica, sus padres, su otra hija, Rosa Virginia Chávez, y la mayoría de sus hermanos guardaron silencio especialmente.

El propio Villegas, pocas horas antes del anuncio de la muerte, asumió directamente la defensa de la familia del jefe del Estado a la que algunos señalaron de ocultar la verdad sobre la situación del mandatario: “¿Cómo las hijas del comandante se van a prestar para las cosas espantosas que dicen en las llamadas redes sociales?”. Ahora con Chávez fallecido, todos han recibido condolencias de seguidores del mandatario y también de adversarios políticos del gobernante que han pedido respeto para el dolor familiar.

Califique
2
( votos)