Tiempo de lectura: 6' 16'' No. de palabras: 1050

John Fitzgerald Kennedy está muerto, hasta ahí, todos de acuerdo. Pero qué sucedió exactamente ese 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas, sigue siendo, según muchos, un misterio.

Las sospechas de un complot empezaron a arreciar poco después del atentado. Y medio siglo más tarde, muchos estadounidenses siguen sin creerse que Lee Harvey Oswald abatiera al popular presidente por mera convicción.

Aun hoy en día, las encuestas demuestran que la mayoría de los norteamericanos están convencidos de que el asesinato de Kennedy no fue el acto de un solo hombre.

A continuación, una revisión de las teorías conspirativas más populares -y en buena parte más que increíbles- que siguen circulando.

Contenedor de tips

La teoría de Grassy-Knoll (o de más de un francotirador)

Sombras sospechosas, siluetas de presuntos francotiradores y restos de humo en fotografías y grabaciones del asesinato alimentaron durante años la sospecha de que, junto con Oswald, había un segundo francotirador. Registros sonoros respaldan, según los que apoyan estas teorías, que junto a los tres disparos desde el fusil de Oswald se escucha un cuarto tiro. Éste procedería de Grassy Knoll, un montículo de hierba en la plaza donde fue asesinado Kennedy. La teoría ha calado tanto que la expresión "grassy knoll" se usa hoy en día como sinónimo de sospecha o conspiración.

La teoría de la CIA

El poderoso servicio secreto estadounidense CIA aparece en casi todas las teorías conspirativas sobre la muerte de Kennedy. También son mencionados el Servicio Secreto, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y hasta el Pentágono. Los que apoyan estas teorías creen que la CIA quería vengarse por la fracasada invasión a Cuba de Bahía Cochinos, ya que la negativa de Kennedy a proporcionar un apoyo militar directo a la operación fue el causante, según muchos analistas, de que se viera frustrada. Otra teoría apunta a que la CIA quería provocar un ataque a Cuba responsabilizando a la isla de un atentado fallido contra el presidente. Los agentes debían disparar contra Kennedy pero fallar, pero por error le alcanzaron en plena cabeza.

Otra teoría cubana

En vista de las tensiones entre Cuba y Estados Unidos, muchos afirman que el líder cubano Fidel Castro ordenó el asesinato de Kennedy. A la par, también los cubanos anticastristas en el exilio acabaron siendo objeto de las sospechas de aquellos que pensaban que tras el fracaso de Bahía Cochinos estaban enfadados con el presidente y deseaban su muerte.

La teoría del KGB

Habiéndose producido la muerte de Kennedy en plena Guerra Fría, no podía faltar entre las presuntas conspiraciones la que afirma que tras el asesinato está la mano del servicio secreto soviético KGB. Al fin y al cabo, Oswald vivió dos años en la Unión Soviética, de ahí era su esposa y mantuvo contactos con diplomáticos soviéticos. Hasta hoy en día prevalece la teoría de que un agente secreto enroló a Oswald como agente del KGB y lo envió a matar a Kennedy.

La teoría de la mafia

La más popular. Según esta leyenda, altos jefes de la Mafia estaban enfadados con Kennedy por haberle ordenado al FBI actuar con más dureza contra el crimen organizado y sus intereses. Además, se cree que Oswald tenía contactos con la Mafia. A su vez, el asesino de Oswald, Jack Ruby, tendría según esta teoría sus propios vínculos con la Mafia, que fue la que le envió a matar al asesino de Kennedy para ocultar su propia mano tras los hechos.

La teoría del presidente Johnson

Lyndon B. Johnson era el vicepresidente durante el mandato de Kennedy y asumió la jefatura de Estado tras su muerte. Por ello no es de extrañar que algunos crean que ‘LBJ’ organizó el asesinato de ‘JFK’ para asumir su puesto. Otro de los motivos alegados: que Johnson quería ocultar un escándalo de corrupción o que líderes de la industria le pagaban porque se sentían mejor representados por él que bajo Kennedy.

Más Presidentes sospechosos, incluso Bush padre

No sólo Johnson fue fruto de sospechas, también el ex presidente George H. Bush es manejado por algunos "conspiradores" como presunto cerebro del atentado. Y es que Bush padre no sólo tuvo una larga relación con la CIA, sino que en el día del magnicidio se habría encontrado en Dallas. Por no dejar a casi ningún ocupante de la Casa Blanca sin sombra de duda, también hay quien ve una relación entre la muerte de Kennedy y el escándalo del Watergate de Richard Nixon casi una década más tarde o hasta el Irán-Contra de Ronald Reagan ya en los 80.

La teoría de la FED

Pocos meses antes de su muerte, Kennedy firmó una orden ejecutiva que le daba al secretario del Tesoro el derecho a emitir dinero respaldado por plata. Erróneamente se sostiene que de este modo Kennedy lograba tener más poder que la todopoderosa Reserva Federal (Fed). Para los que respaldan esta teoría conspirativa, la Fed está dirigida por un grupo secreto de banqueros internacionales que, como no querían que el secretario del Tesoro dirigiera sus destinos, hicieron uso de su poder y riqueza para acabar con Kennedy.

La teoría del ovni

No hay conspiración que se precie que no contenga un platillo volante. La teoría del ovni sostiene que Kennedy fue asesinado porque se llegó a interesar demasiado en lo extraterrestres y amenazaba -de nuevo surge aquí la siempre malvada CIA- con descubrir programas secretos de los servicios de inteligencia del país. Como "prueba" se esgrime una presunta carta de Kennedy a la CIA en la que, diez días antes de su muerte, reclama documentos secretos sobre ovnis. Como complemento, se apela a un escrito del director de la CIA explicando que no puede entregar esos documentos confidenciales.


Califique
2
( votos)