Tiempo de lectura: 1' 36'' No. de palabras: 256

El escándalo de filtraciones en el Vaticano o Vatileaks ocupa a los 115 cardenales reunidos en Roma para preparar el próximo cónclave papal, aún sin convocar oficialmente.

En su comparecencia diaria ante la prensa, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, dijo que "naturalmente" los cardenales hablan de Vatileaks durante las reuniones a las que asisten en Roma para preparar el cónclave en el que se elegirá al próximo papa.

"No digo nada sobre el contenido de las intervenciones más allá de en términos generales, pero entre los cardenales se habla de ello", dijo. "Es absolutamente obvio. No hace falta que lo diga yo", añadió Lombardi, aunque también los purpurados analizaban ayer la situación económica de el Vaticano y sobre su banco.

Benedicto XVI encargó a tres cardenales que investigaran el caso Vatileaks, y decidió que el informe se lo mantuviera en secreto y que quedara reservado para el próximo papa. Este informe fue el detonante para su renuncia.

Incluso el cardenal brasileño Odilio Scherer, visto por algunos analistas como un "papable", solicitó informaciones sobre los escándalos que sacudieron al Vaticano en los últimos años.

"Utilizó su intervención en la Congregación General del Colegio de Cardenales para pedir informaciones sobre el dossier elaborado por pedido de Benedicto XVI", informó la prensa romana.

"Después de que Benedicto XVI renunció y en vísperas del cónclave, el caso VatiLeaks sigue siendo relevante. Ha llegado la hora de volver a hablar", dijo.

Califique
2
( votos)