Tiempo de lectura: 5' 26'' No. de palabras: 899

Deslizamientos de tierra en varios cerros que rodean la ciudad y el colapso de algunas alcantarillas dejaron las lluvias de las últimas horas en el cantón orense de Piñas, cuya emergencia se mantiene a causa del invierno.

Maquinaria del Municipio de Piñas y del Ministerio de Obras Públicas trabaja en el sector del Chorro Viringo, donde un deslizamiento cerró parcialmente la vía.

Además de Piñas, actualmente están declarados en emergencia los vecinos cantones de Zaruma, Portovelo y Atahualpa.

Según la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR), El Oro es una de las ocho provincias afectadas por las lluvias, que han provocado hasta ahora daños materiales a viviendas e infraestructura.

Las otras son Esmeraldas, Manabí, Los Ríos, Guayas, Santa Elena, Santo Domingo de los Tsáchilas y Loja (ver gráfico).

María del Pilar Cornejo, secretaria Nacional de Riesgos, informó ayer en Guayaquil que entre las ocho provincias existen 1 281 damnificados. Las cifras son generales, pues no se reveló un cuadro desagregado por provincia.

En las próximas horas se realizará un sobrevuelo para identificar las afectaciones y encaminar el envío de ayuda en las poblaciones de Santa Elena.

En cuanto a las secuelas que dejó la inundación del pasado fin de semana en Guayaquil, no se revelaron cifras. Cornejo dijo que además se efectúan inspecciones en zonas urbanas afectadas, "porque no hubo antes acciones del GAD (Gobierno Autónomo Descentralizado) Municipal, entre ellos Bellavista y Las Cumbres, donde existen afectaciones en canales".

Las cifras que se conocen de Guayaquil son las que proporcionó el COE Cantonal: 22 casas colapsadas, 117 personas de 28 familias ingresadas al Centro Zumar que sirve de albergue.

Ayer por la mañana, una brigada del Ministerio de Salud recolectaba información sobre el estado de salud de los afectados en la Nueva Prosperina, en el noroeste.

En este asentamiento, los canales naturales que bajan desde las quebradas seguían corriendo con fuerza, mucho más tras la lluvia caída desde la madrugada.

Junto a los escombros de su casa de caña, que se desplomó por la corriente, Ana Bazurto, madre de tres niños, esperaba la ayuda ofrecida el lunes por funcionarios del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), cuando llegaron para evaluar los daños. Ese día le entregaron una funda de víveres.

Como en esa zona, en la cooperativa Sergio Toral, donde varias casas colapsaron por el temporal, también esperan la llegada de ayuda. "Aquí estuvieron del MIES, de la Secretaría de Riesgos tomando datos, pero nunca más regresaron", se quejó Mayra Ramírez, una de las damnificadas.

Vías en mal estado En Manabí las lluvias que caen con fuerza desde el pasado fin de semana han dejado a 156 personas afectadas (45 familias).

Los perjudicados están repartidos entre Manta, Chone -donde está la mayor cantidad-, Pedernales, Portoviejo y Flavio Alfaro, según Orfa Cabezas, de la Secretaría de Gestión de Riesgos. Hasta el momento hay 41 viviendas afectadas en cinco de los 22 cantones.

En la parroquia Eloy Alfaro, del cantón Manta, tres viviendas colapsaron debido a un deslizamiento en el sitio Ricardo Paredes.

Chone es el único cantón declarado por las autoridades del Municipio en emergencia. Su alcalde Ítalo Colamarco comentó que la emergencia es una vía para gestionar ayuda ante el Gobierno y hacer que los recursos fluyan con más rapidez.

La red vial manabita también fue afectada por el invierno. En el kilómetro 35 de la vía Chone-Flavio Alfaro, en el recinto Camarones, la carretera se cuarteó. Hay un hundimiento de 35 centímetros.

Debido a ello, la movilización de vehículos entre Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas es intermitente hasta la fecha.

Maquinaria de una empresa privada efectúa los trabajos en esta carretera de concreto, para posibilitar la circulación.

En la vía Portoviejo-Junín, en la zona conocida como el cerro, en un tramo de 150 metros hay problemas de rajaduras, debido a que el agua baja desde varios cerros.

Los conductores con sus vehículos transitan con precaución, especialmente por las noches.

En la provincia de Esmeraldas, en cambio, en los recintos Lagarto y Montalvo, en Ríoverde, nueve familias fueron evacuadas, como precaución. Mientras se inspeccionan tres puentes colgantes para determinar los trabajos de reforzamiento que deben tener para evitar su colapso.

En Quinindé, los sectores río Cocola y Colorado, 30 familias debieron ser trasladadas a casas acogientes por las inundaciones.

Inspección aérea

La gobernadora del Guayas,  Viviana Bonilla, y otras autoridades hicieron un sobrevuelo para verificar los estragos causados por las lluvias en los cantones Daule, Santa Lucía y en la parroquia porteña de Posorja.

En la provincia de Los Ríos,  en el recinto Roblecito, cantón Urdaneta, se protege con sacos de arena un tramo del muro del río Pijullo, pues la corriente amenaza con romperlo. En el cantón Montalvo, existen 200 hectáreas de cultivos de arroz afectadas en tres sectores.

En la capital orense se  reportó el desbordamiento del canal del Macho causando estragos en el barrio San Marcos. En Portovelo, preocupa los primeros daños al sector agrícola por la crecida del nivel del río Amarillo sin que se reportaran al momento personas damnificadas.

imagen

Califique
2
( votos)