Tiempo de lectura: 1' 41'' No. de palabras: 262

 Una brigada del Ministerio de Salud recorría la mañana de este jueves 07 de marzo una de las zonas afectadas por los permanentes aguaceros que registra Guayaquil desde el pasado sábado.

En el sector de la Nueva Prosperina, en el noroeste de la urbe, los brigadistas recolectaban información sobre estado de salud de los afectados.

En este asentamiento marginal, los canales naturales que bajan desde las quebradas seguían esta mañana corriendo con fuerza. Cerca de un plantel educativo particular, aún yacen los escombros de la casa de caña de Ana Basurto. La correntada tumbó la endeble construcción asentada a orillas de uno de los canales.

Basurto, madre de tres niños, espera la ayuda que los funcionarios del Ministerio de Inclusión Económica y Social (Mies) le ofrecieron el pasado lunes, cuando llegaron para evaluar los daños. Ese día le entregaron una funda de alimentos. "Me ofrecieron ayudar, pero no sé si me van a reubicar. Yo quiero un techo donde vivir, sea que me entregue el Gobierno o el Municipio".

Otras viviendas quedaron debilitadas por las lluvias. Carlos Vásquez, de 62 años, aguardaba desde temprano la visita de los técnicos del Mies. Su única hija, de 26 años, es discapacitada y permanece en un cuarto de paredes de plástico junto al canal que se desbordó el sábado. "Hemos vivido aquí desde hasce 15 años, y esta es la primera vez que el canal creció tan alto. Nadie en el sector estaba preparado", indicó Vásquez.

Califique
2
( votos)