Tiempo de lectura: 3' 30'' No. de palabras: 549

El paso de vehículos fue interrumpido en la vía Chone-Flavio Alfaro. La madrugada de ayer, la carretera a la altura del sitio El Zapallo, en un tramo de 150 metros, se cuarteó y luego se hundió. Todo debido a las lluvias que caen en la provincia desde el pasado fin de semana.

El agua saturó el suelo y el hormigón que forma parte de la carretera; "simplemente se partió", comentó Fabián González, un comerciante que viaja todos los días de Chone a El Carmen.

González, junto con 30 personas, realizó un trasbordo a las 05:00 para llegar con 50 libras de queso a su destino: la zona urbana de El Carmen. Hasta las 08:00 de ayer, el tráfico había sido desviado por la carretera El Carmen-Pedernales y desde ahí hacia San Vicente, Bahía y Rocafuerte.

A las 08:00 empezaron a trabajar obreros y maquinarias de una empresa privada. Ellos ubicaban material de mejoramiento en la zanja que se formó. Los conductores prefirieron esperar antes que regresar a El Carmen. El tráfico por esa vía se normalizó después de las 09:00.

En tanto, las inundaciones en Chone continúan en la zona rural. El agua en la parte urbana se escurrió por las alcantarillas pero en sitios como El Badeal, de la parroquia San Antonio, más de 30 familias tuvieron que evacuar sus casas. El agua había subido sobre más de 80 centímetros en las partes más bajas.

Olga Bravo, una de las damnificadas, dijo que necesitan apoyo. "Queremos que la ayuda llegue, nos envían a un albergue pero nada nos dicen de qué es lo que podría pasar con nuestras casas. El agua llegó la madrugada del lunes e inundó gran parte del Badeal, aquí estamos esperando que paren las lluvias".

En la zona de Río Grande la gente se transporta en canoas del Cuerpo de Bomberos. El agua, debido a una fisura en una minirrepresa que se construye, sale con fuerza y anegó las zonas más bajas del poblado.

Quienes habitan en la parte baja de los cuatro cantones del valle del río Portoviejo aseguraron que duermen con un ojo abierto y otro cerrado. Mauro Pinargote, quien vive en la zona de Colón, dijo que "cuando empieza a llover hay que estar atento al sonido del río, si se escucha un tanto fuerte es porque está creciendo. Esa es la señal que debemos salir de nuestras casas", señaló.

En el cantón Santa Ana, donde está ubicada la represa Poza Honda, un autobús se volcó. Fue en el sitio Ayacucho, a 20 minutos del embalse. "La carretera estaba muy mojada debido a las lluvias; creo que el conductor perdió el control del vehículo", comentó José Calderón, vecino del sector.

Seis personas de 20 que viajaban en el automotor resultaron heridas. Tres están graves y fueron llevadas al hospital Verdi Cevallos en Portoviejo.

Los cultivos de arroz ubicados en la zona baja del valle del río Portoviejo corren peligro de perderse pues el nivel del agua en las parcelas empezó a subir. En la zona de San Antonio de Chone más de 500 personas están afectadas por las crecientes de cuatro ríos, temen por su seguridad.

Califique
2
( votos)