Tiempo de lectura: 5' 16'' No. de palabras: 859

Los turistas extranjeros, principalmente, se detienen a observar las creaciones en paja toquilla que exhiben los artesanos y empresas de Cuenca. Los sombreros dejaron de ser el único producto elaborado con este material.

Ahora, se confecciona una amplia variedad de accesorios como bolsos, boinas, botellas, mochilas, carteras... Entre otros productores están Artesanías Fabiolita, Reina del Cisne, Museo del Sombrero y Homero Ortega ofrecen este tipo de artículos.

La primera parada es en el sector de San Francisco, en el Centro Histórico. Allí está el centro Cemuart que aglutina decenas de artesanos. Al fondo de esta casona está Artesanías Fabiolita que exhibe vitrinas llenas de llaveros, aretes, frutas y collares.

Zoila Morocho es una de las 15 artesanas que elabora esos adornos y bisutería. Ella dice que los collares multicolores encantan a las extranjeras.

Los turistas también prefieren artículos pequeños para obsequiar como llaveros, esferos, aretes. Mientras que los ecuatorianos optan por los adornos para el hogar como frutas. “Los utilizan como centros de mesa”.

Para esta azuaya, de 51 años, es fácil elaborar estos accesorios porque desde los nueve años aprendió a tejer el sombrero. “Los turistas siempre quieren llevarse un recuerdo, por eso tenemos que crear nuevos artículos”.

En la casa de Cemuart también está el local Reina del Cisne. Allí hay accesorios para niñas, como bolsos de paja toquilla tejidos. Tienen diferentes.

Rosa Baculima elabora bolsos y joyeros de varios tamaños que también son usados para guardar chocolates o maquillaje. Estos últimos valen hasta USD 6.

El recorrido continúa en el Museo del Sombrero, en el mismo centro de Cuenca. Allí llama la atención las boinas y sombreros con diseños informales.

Flavio Zhagui es el guía de esta tienda. Según él, los turistas no solo buscan el sombrero tradicional. Por eso elaboran boinas en tonos neutros para las personas adultas y en colores claros para los jóvenes.

El canadiense Kyle Robinson se sintió atraído por una boina de cuadros de tonalidades naranja y café. “El estilo es juvenil, elegante y sobre todo exclusivo, por eso me gustó”.

En el Museo del Sombrero también se ofrecen botellas cubiertas con paja toquilla. Son peculiares porque emulan a la pollera y al sombrero de la Chola Cuencana.

La última parada es la exportadora Homero Ortega. La idea de la diseñadora Angélica Molina fue ofrecer artículos innovadores. Esta azuaya hizo hace 15 años su tesis de grado universitario y planteó la diversificación de la paja toquilla.

Creó bolsos, tocados, billeteras, correas y carteras. Estas últimas se caracterizan por combinar la paja toquilla con el cuero e incorporar materiales naturales como la tagua, las semillas, la pedrería y los mullos.

Entre los accesorios clásicos están las mochilas y carteras en cuero y paja toquilla en colores oscuros. “Estas son preferidas para oficinas. Mientras que los artículos exclusivos son los tocados que son usados para los matrimonios”.

También hay sombreros de ala ancha con tejidos llamativos. Según Molina, esa exclusividad y singularidad en los diseños ha hecho que artistas como Jennifer López, Julia Robert, Salma Hayek, Luis Miguel, Joaquín Sabina y actores como Brad Pit, Johnny Deep, utilicen las creaciones de esta exportadora, que tiene más de 120 años en el mercado.

Punto de vista

Mónica Flores, presidenta de la Cámara de Turismo del Azuay

La diversidad de productos interesa  a los turistas

La paja toquilla nos identifica como cuencanos y como país. Es bueno   que  la industria y los artesanos ofrezcan productos innovadores como carteras, bolsos, billeteras, mochilas, cinturones, tocados, boinas... Esos artículos atraen al turista porque tiene  una variedad de opciones para usarlos o  regalarlos.  

Es una fortaleza que en la capital azuaya existan artesanos e industrias que potencien esta rama de la paja toquilla, que diversifiquen sus productos. Eso ayuda a que se genere un interés en el turista. Las personas  siempre buscan estar a la vanguardia de la moda y   la paja toquilla ofrece esa posibilidad por ser un material versátil, de fácil combinación  para usar a diario o en eventos formales. También se tiene la convicción de que la paja toquilla al ser un material natural ayuda a cubrirse de los rayos solares de forma idónea, lo que no ocurre con lo sintético. Por eso  se ofrece  una diversidad de modelos en sombreros  boinas, gorras y tocados.

 
A tener en cuenta

LAN, Tame y  AeroGal vuelan  entre Cuenca y Quito y Guayaquil-Cuenca. El costo varía según las aerolíneas. 
El viaje por tierra desde Quito dura unas 10 horas. El pasaje vale USD 12 y el bus llega a la terminal. Un taxi al centro cobra USD 2.
El ingreso a los museos Homero Ortega, del Sombrero y a los locales de Artesanías Fabiolita y Reina del Cisne no tiene costo.
Los cinturones valen desde USD 18, los bolsos desde 35 y las mochilas en 85.

imagen

Califique
2
( votos)