Tiempo de lectura: 6' 31'' No. de palabras: 1083

A pesar de que la cita de los cancilleres de los países miembros del Pacto de San José se había suspendido por el fallecimiento del presidente Hugo Chávez, ayer la Cancillería informó la nueva fecha para la cita. El lunes, a las 10:00, será en Guayaquil el encuentro en el cual se debatirán las reformas al Sistema Interamericano de DD.HH.

En la cita participarán 23 países del continente, los cuales han ratificado la Convención Americana de Derechos Humanos. En esa lista no figura Estados Unidos.

Este encuentro es previo a la Asamblea Extraordinaria de la OEA, el 22 de marzo en Washington, en la que se definirá el futuro de la Comisión Interamericana.

En principio estaba previsto que la cita de los miembros del Pacto de San José sea mañana, pero fue aplazada porque la mayoría de los cancilleres invitados asistiría al funeral del ex presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Entre ellos, el mandatario Rafael Correa y el canciller Ricardo Patiño.

"La Cancillería ecuatoriana arribó a un consenso con los países suscriptores de la Convención Americana de Derechos Humanos respecto a la realización del encuentro, tras la suspensión decretada por el sensible fallecimiento del presidente de la República Bolivariana de Venezuela", informó el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Esta decisión se logró apenas unas horas después de haber sido notificada la suspensión de la cita. Y forma parte de la estrategia de Ecuador para buscar respaldos para hacer cambios a la Comisión Interamericana de DD.HH.

"En la cita de Guayaquil se profundizarán las discusiones sobre las reformas a la Comisión Interamericana de DD.HH. y se tratarán aspectos relacionados con la universalidad del Sistema Interamericano, los mecanismos de financiamiento, el funcionamiento de las relatorías, la institucionalización de los organismos orientados a la defensa de los derechos fundamentales, entre otras modificaciones", explicó la Cancillería.

Desde el año pasado, el presidente Correa tiene entre ceja y ceja intervenir en el Sistema Interamericano de DD.HH., especialmente por las resoluciones que ha tomado la Comisión contra su Gobierno, por su continuo enfrentamiento con los medios de comunicación y con los periodistas.

Ahora, Correa espera conseguir los 18 votos que se requieren para aprobar las 53 modificaciones a la CIDH, planteadas en el informe del Equipo de Trabajo, del cual formó parte Ecuador. De hecho, el Jefe de Estado anfitrión será quien inaugure el encuentro.

Él sabe que se requiere del voto de los países más grandes del continente, como México y Brasil, para hacer frente a la fuerza que tienen Estados Unidos y Canadá en el seno de la OEA. Ambos países norteamericanos se oponen a las modificaciones planteadas por Ecuador, Venezuela y Nicaragua. Y en contraparte han planteado fortalecer a la Comisión y otorgarle más y nuevas potestades.

"Hay algunos derechos que no están siendo (...) suficientemente atendidos, en parte porque no hemos puesto los recursos suficientes. Hay que fortalecer la financiación para que todas las relatorías sean especiales, no solamente una", aseguró Patiño el martes pasado, luego de su reunión con su par de República Dominicana.

Pero México ya se ha mostrado reacio a reformar al organismo internacional. Incluso, esta semana reconoció la desaparición de más de 26 000 personas en su país, a causa de la violencia.

Por ello, el centro del debate recae en Brasil. Según el diario O Estado de Sao Paulo, esa nación podría mostrarse en contra de la propuesta del presidente Correa. Esto, una vez que la Comisión aceptó hacer algunas modificaciones a su forma de trabajo y reglamentos, que se acerque más a los intereses de los países.

Argentina elogia a la CIDH y dará mas fondos

Argentina se convirtió en el principal contribuyente latinoamericano a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al elevar su aporte anual a este organismo internacional.

La Cancillería argentina señaló en un comunicado que su país ha resuelto elevar a USD 400 000 su contribución anual a la CIDH.

"Los argentinos consideramos imprescindible la tarea de la CIDH, así como reconocemos el invalorable trabajo realizado por la misma durante los años que sufrimos la dictadura cívico-militar", señaló ese país.

Para el gobierno de Cristina Fernández, en estos tiempos democráticos el trabajo de la Comisión "acompaña y se asocia al principio fundamental de que la defensa de los DD.HH. es responsabilidad primaria del Estado".

Argentina sostuvo que los Estados miembros del organismo deben asumir la "responsabilidad" de la financiación del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) de la OEA como "forma efectiva de asegurar su fortalecimiento e independencia de funcionamiento".

Según señaló el país suramericano, es "insostenible" que la financiación de la CIDH "dependa, como en la actualidad, en gran medida de contribuciones voluntarias que provienen principalmente de países y entidades que no son miembros de la Organización de Estados Americanos, especialmente de Europa".

Argentina dijo que espera que el resto de los miembros, dentro de sus posibilidades, pueda acompañar su iniciativa para dar "estabilidad" al SIDH para que este sea "el que pueda definir sin condicionamientos la asignación de sus recursos de la manera que sea más eficaz para el desempeño de sus funciones en protección de los derechos humanos de todos los habitantes de las Américas".

Además, esa nación manifestó que impulsará los esfuerzos en el continente para que los países que todavía no han ratificado la Convención Americana de Derechos Humanos lo hagan a la mayor brevedad posible. Uno de ellos es Estados Unidos.

La gira de Patiño

El canciller  Ricardo Patiño inició la semana pasada una gira por América Latina para promover la reforma de la CIDH.

El Ministro  estuvo en Venezuela, México, Chile, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana y Haití. El 28 de febrero, Patiño participó en la Cumbre de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba).

El secretario  de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el mexicano Emilio Álvarez, aseguró que es indispensable concluir con el debate de estas reformas, porque eso ha entorpecido el desempeño normal de la CIDH.

Califique
2
( votos)