Tiempo de lectura: 1' 53'' No. de palabras: 303

Las investigaciones por la muerte de Karina del Pozo avanzan. Hasta ayer se cumplieron seis diligencias que permitirán a la Fiscalía determinar el posible grado de responsabilidad de los cinco detenidos por el asesinato de la joven de 20 años.

Entre estas consta la ampliación de versiones de los sospechosos. Según la Fiscalía, tres de los cinco implicados habrían reconocido haber llegado a Llano Grande, en donde agentes de la Unidad Antisecuestros y Extorsión de la Policía (Unase) encontraron el cadáver de Karina del Pozo el 27 de febrero pasado.

De acuerdo con los testimonios, la joven fue estrangulada y luego golpeada en la cabeza con una piedra. De hecho, el reporte de autopsia determinó que la víctima falleció por una hemorragia cerebral producida por un traumatismo creaneoencefálico.

Según las declaraciones, tras la muerte de Karina del Pozo, los sospechosos trasladaron el cadáver a la quebrada, donde la cubrieron con ramas y un tronco de árbol.

Como parte de las diligencias también se realizaron exámenes de ADN a los cinco procesados.

Esto para cotejar con los cabellos que se hallaron en prendas de vestir y en el cuerpo de la modelo.

Para hoy y mañana se prevén dos pericias más. La primera: el reconocimiento de las evidencias que se encontraron en la vivienda de Manuel S., uno de los detenidos. Allí, los agentes decomisaron una caja de pistola Glock, vainas percutadas y una memoria micro-SD .

El dispositivo contiene imágenes de Karina del Pozo, por lo que los uniformados presumen que pertenecía a la joven.

En la segunda diligencia se comparará la tierra que se halló en la camioneta de Manuel S. con una muestra que Criminalística recogió en la quebrada de Llano Grande.

Califique
2
( votos)