Tendencias

Las aulas y la residencia de Yachay están listas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Preocupado 0
Contento 0
18 de March de 2014 00:01

Lo que eran caballerizas en ruinas de la hacienda San José, del cantón Urcuquí, en Imbabura, se convirtieron en las primeras aulas de la Universidad de Investigación de Tecnología Experimental Yachay.

Son cuatro salas de paredes de adobe, revestidas con cemento y techos de teja, de 33 m². Fueron rediseñadas y ahora están equipadas con dispositivos eléctricos, de comunicaciones y de seguridad industrial. En estas aulas, más otras que se equipan en lo que fue el Ingenio San José, que alguna vez funcionó en este lugar, acogerán a 187 bachilleres.

El 31 de marzo próximo se iniciarán las clases de nivelación emblemática general, en ciencias e ingenierías integradas. Y en septiembre próximo empezará el primer año.

En cada una de las excaballerizas resalta una pared de cristal, que permite una vista panorámica de los jardines y árboles centenarios que existen en esta propiedad, que inicialmente perteneció a Isabel, hija de Sebastián de Benalcázar.

En el centro del predio hay una casona compuesta por salones, un patio interior y una capilla. El edificio fue renovado, pero manteniendo sus características arquitectónicas coloniales. Ahí funcionará el Campus Patrimonial, que incluirá espacios administrativos, tutoría, biblioteca, cafetería y dispensario médico, entre otros, durante la nivelación.

A pocos metros está la residencia universitaria. Se trata de 33 casas restauradas, que fueron las viviendas de los trabajadores del ingenio.

Al igual que el resto de las construcciones, los edificios tienen el techo de teja y las paredes de adobe, que conjugan con el ambiente rural de Yachay. Los inmuebles de un poco más de 100 m² están divididos en dos habitaciones. Cada una dispone de un dormitorio, sala, cocina y comedor, para acoger a tres estudiantes. A pocos metros está El Rosario, la residencia de los profesores y sus familias.

El proyecto cuenta con una asignación plurianual de USD 1 040 millones, para el período 2012-2017, destinada básicamente para la infraestructura.

Se prevé que a finales de este año ya estén consolidadas las zonas académicas y de investigación para los estudiantes.

Los alumnos están entre los mejores puntuados del Examen Nacional de Educación Superior, que se rindió en septiembre del 2013. Se trata de bachilleres como Cintya Armijo, de 17 años, que con 978 puntos sobre 1 000, es quien obtuvo la nota más alta de los aspirantes en el curso de nivelación. A la egresada del Colegio Nacional Pedro Carbo, de Guaranda, Bolívar, le atrae la Biotecnología Molecular, especialidad de Genética Humana.

Los docentes, en cambio, fueron seleccionados tomando en cuenta los estándares internacionales y nacionales (reglamento del docente investigador expedido por el Consejo de Educación Superior).

Desde el patio del campus universitario se puede ver un extenso valle verde. A lo lejos se observan torres que se construyen, como parte del proyecto de esta nueva ciudad, que se levantará en 4 270 hectáreas.

En septiembre estarán listos los laboratorios docentes de la Universidad. Se ubicarán adicionalmente 11 instituciones de investigación, ocho laboratorios tecnológicos, una biofábrica, un bioterio y empresas públicas y privadas de investigación.

Se trata de un proyecto estatal, que busca cambiar la matriz productiva del país, impulsando la ciencia y tecnología, priorizando las materias: ciencias de la vida, nanociencia, petroquímica, energía renovable y tecnologías de la información y comunicación.